A veces…

A veces vivimos tiempos difíciles en que la severidad de la vida, la falta de medios, de condiciones dignas de vida… nos afecta. Eso no debe hacernos vivir desesperados ni perder nuestros valores ni nuestro comportamiento como buenos musulmanes. Nuestra fe es nuestra coraza.
Hay que tener paciencia y perseverancia y quiera Dios que todos nuestros problemas se acaben del todo.