Así somos

 

En el Islam no tenemos sacerdocio, no tenemos sacramentos, no hay ninguna jerarquía y ante Allah todos somos iguales.
Usted escucha o lee a menudo cargos tales como: muftíes, imames, ulemas, almuecines, etc. Si bien todos ellos ostentan un prestigio real dentro de las comunidades musulmanes, ellos no son como sacerdotes. Cada uno de ellos cumple cabalmente con la misión que le ha sido encomendada y implora a Allah su socorro divino para hacerlo de la mejor manera y ve a los demás musulmanes como hermanos y jamás siente superioridad sobre el resto.