Cuando de matrimonio se trata

No está mal hacer que los padres sean participes en la elección del marido o la espesa. Ellos gozan de una vasta experiencia y no está mal escuchar experiencias de otros al respecto.
Se debe saber que no todas las maneras de antaño son malas, retrógradas y no sirven para hoy, sino que hay beneficio en todo.
Hay que comprender que hay diferencia abismal entre el matrimonio y el noviazgo y una vez se contrae matrimonio hay que tener paciencia, mucha paciencia, que las expectativas no sean tan altas y que no haya petición de lo casi imposible. Finalmente, sabed que solamente Allah, Todopoderoso, es perfecto.