Dios sí, nosotros no

Dios es quien juzgaré y no nosotros. Dios es quien nos ha mandado, a todos, a obedecerle y a aplicar sus mandamientos en nuestra vida. Por eso, Dios es quien nos pedirá cuentas a todos y a cada uno. Por eta razón, debemos ser solamente siervos de Dios y no jueces en asuntos que no nos atañen, porque al fin y al cabo todo el mundo es creado por Dios, ha sido ordenado por el mismo para seguir lo que Dios, Todopoderoso, ha establecido. Fijaos en estas dos aleyas del Corán que dicen lo siguiente: Quienes hayan creído en Dios, los judíos que se remiten a Moisés, los adoradores de las estrellas y los ángeles, los cristianos que se remiten a Jesús, los que siguen el zoroastrismo, que adoran al fuego y los idólatras que adoran ídolos, Dios juzgará entre todos ellos el Día de la Resurrección, distinguiendo al poseedor de la verdad del poseedor de lo falso, pues Él todo lo sabe y conoce las acciones de Sus criaturas y los juzgará según sus obras. ¡Hombre de buen criterio! ¿No sabes que prestan obediencia a Dios quienes están en los Cielos, y quienes están en la Tierra y que el sol, la luna, las estrellas, las montañas, los árboles, las bestias y muchas gentes creen en Dios y obedecen sus enseñanzas, mientras que muchos personas han rechazado la fe en Él y no cumplen sus enseñanzas, mereciendo así el tormento y la humillación? Quien se hace acreedor a ser expulsado de la misericordia de Dios no hallará quien lo estime y considere. Dios posee la potestad para toda acción y hace lo que le place. (22:17-18).