El valor de la fe

El hombre sin fe vive inquieto, indeciso, lleno de contradicciones, ansiedad e incertidumbre.
Por esta ansiedad formula preguntas que reflejan esta inquietud: De dónde venimos, hacia dónde vamos, qué es la muerte… el destino, ¿cuál es el significado de la vida? Vive en confusión total, contradicciones sin igual,…
Gracias a Dios que gozamos de fe que nos da respuesta y nos hace vivir felices, complacido y tranquilos. gracias a Dios. Gracias a Dios.