Era muy hermoso

Anas Ibn Mâlik dijo: “Nunca olí un perfume de ámbar o almizcle que tenga mejor aroma que el perfume emanado del cuerpo del Mensajero de Allah”.

Muchos hadices describen la limpieza de la ropa y cuerpo del Profeta.

Al-Bujâri menciona en su libro At-Târîj Al-Kabîr que Yâbir dijo que el Profeta siempre que pasaba por un lugar la gente sabía que él había pasado por la agradable fragancia que quedaba en el ambiente.

Quiera Dios que los musulmanes hagamos lo mismo que el Profeta.