Es cosa de corazón

El corazón cambia “de cara” entre momento y momento y dentro de cada corazón hay muchas “caras” que sólo el Creador de los Mundo sabe de estas caras.

Cuando los corazones cambian, el concepto de vida cambia. La gente se vuelve más severa o más tolerante.

Cuando los corazones cambian, amamos lo que antes no amábamos y nos alejamos de lo que antes creíamos que jamás dejaríamos de lados.

Es interesante el asunto de los corazones y eso nos hace elevar la voz diciendo lo que el Profeta Muhammad decía:  Oh Allah que cambias los corazones, afirma mi corazón en tu religión”.