Es cuestión de fe sincera

El musulmán que obra con rectitud, alcanza una fe sincera y teme a su Señor vive relajado, tranquilo, alejado totalmente de toda tensión y angustia. En las dificultades y adversidades, este musulmán encuentra tranquilidad y sosiego por confiar en su Señor y poner las cosas en Sus Manos aceptando, de este modo, Su Designio. Al respecto el Corán dice: Al creyente que obre rectamente, sea varón o mujer, le concederemos una vida buena y le multiplicaremos la recompensa de sus obras}. (16:97). Y dice:
Quienes crean y no desacrediten su fe con ninguna injusticia [idolatría] serán quienes estarán a salvo, y son ellos los bien encaminados. (6:82).