Es desaconsejable

El musulmán no debe hacer el Salat, especialmente Salat al Isha, con hambre siendo que la comida ya ha sido servida.
El Profeta que la paz y las bendiciones de Allah desciendan sobre él dijo: “Si la cena está servida y ha llegado la hora de la oración del Isha, última oración, comenzad la cena primero y no os apresuréis hasta que os quedáis satisfechos”.
Se entiende, pues, que hacer la oración con hombre y en presencia de comida es desaconsejable. Ello impide hacer salat con Jushu, devoción, que es uno de los propósitos más importantes de la oración.