Esta es la razón

A veces sientes angustia… eso se debe en gran medida a la pereza. Ésta te impide realizar la oración. Sabe que dejar de rezar te lleva a un sentimiento de ansiedad, de angustia y te aleja de la gran oportunidad de estar en compañía de Allah.
Reza siempre y acuérdate que el Profeta Muhammad al sentirse agobiado llamaba a Bilal y le decía: ‘¡Bilal!, llame a la oración para traernos sosiego’.