Hacedlo siempre

El istigfar, la petición de perdón, es la cualidad por excelencia de los Profetas y Mensajeros, es el distintivo de los verdaderos creyentes.
Las bendiciones que encierra el istigfar no tienen límites, por eso, nunca debemos de dejar de practicarlo.
El creyente, tal vez sin darse cuenta, se distrae de Allah y el istigfar lo conecta una y otra vez con su creador. El istigfar es la llave que abre toda puerta hacia lo que se quiere. Allah dice: (…) Pedid perdón a vuestro Señor, Él es muy Perdonador. Enviará sobre vosotros el cielo con lluvias abundantes y os dará más riquezas e hijos, así como jardines y ríos”.