Mes de alegría

Ramadán es, por excelencia, el mes de la alegría. Nos alegramos por el ayuno, por el Corán, por la caridad, por la oración, por el dulce cansancio producto de múltiples formas de adoración,…

Ramadán es esta oportunidad de oro que tanto buscamos,  anhelamos y esperamos con mucha expectativa.

Aprovechad lo que queda de este bendito mes para obtener la complacencia divina y una vez ésta se obtiene ahí se completa nuestra alegría y felicidad.