Mi mayor respeto

Mi mayor respeto a todas y a cada esposa dedicada a criar bien a sus hijos. A toda mujer trabajadora dentro de su casa y fuera de ella. A toda mujer que ayuda financieramente a su esposo y hace malabares para el buen manejo del escaso presupuesto, para poder llegar a fin de mes. A toda dama paciente, perseverante y quiera Dios que todas ellas sean premiadas con el Paraíso, si Dios quiere.