Mucho ruido y pocas nueces

 

Este refrán refleja a veces las acciones de quienes  hablan mucho y no hacen nada, o hacen poco. Hablar y hablar y seguir hablando no es una predicación religiosa, no es sino palabras carentes de sentido.

Urge ver acciones, actos que dan ejemplos de conducta, de honestidad, sinceridad, lealtad, modestia… El Corán nos dice: ¡Creyentes! ¿Por qué decís lo que no hacéis? Es muy aborrecible para Allah que digáis lo que no hacéis. (61:2-3).