Nuestro amado Profeta

El Corán dice: “Di: si amáis a Allah, seguidme y Allah os amará” (3: 31).

Hay que seguir al Profeta Muhammad en sus palabras, acciones, comportamiento, noble carácter… y también tomarlo como ejemplo en su paciencia, longanimidad, capacidad de perdón, generosidad, coraje, valentía, modestia, humildad, su buen compañerismo, cortesía, compasión, misericordia, integridad, veracidad, justicia, honradez, probidad, hombría, abstinencia, temor de Allah y obediencia a Él en toda circunstancia.

Es nuestro amado y hay que seguirle en todo.