Por amor a Allah

 

Enseñad a vuestros hijos cómo adorar a Allah sin esfuerzo extraordinario. Haced que observen vuestras acciones.

Que vuestras oraciones  sean aprendidas Indirectamente, de parte de los hijos. Esta es la manera más fácil, más amena y es mucho mejor que el reproche. Sembrad  en los corazones de vuestros hijos el amor a Allah. Basta ya de inculcarles  el miedo, intimidación, castigo…, el amor a Allah les purifica y les hacerles mucho más seguros.