Reflexionad

Nuestro deber hacia el Sagrado Corán no se queda en su recitación, sino que incluye leerlo con comprensión, leerlo con consideración y con emoción. Hay que hacerlo así para que podamos sentir su esplendor, saborear su dulzura y beneficiarnos de sus orientaciones.