Siempre justicia    

 

El Corán no permite a los musulmanes que traten con injusticia a nadie,  ni siquiera a los enemigos que cometen agresiones contra ellos, a causa de la enemistad religiosa. Dice: (…) Que vuestro odio hacia los que os impidieron llegar a la Sagrada Mezquita no os impulse a agredirles. Ayudaos mutuamente, ¡oh, creyentes!, a practicar el bien y a cumplir con vuestras obligaciones y no caigáis en el pecado, extralimitándoos de los límites de lo permitido por Dios. (5:2).

Quiera Dios que se comprenda bien el Islam y sus principios.