Sincero llamado

 

Los musulmanes hemos recibido la orden divina consistente en invitar a los adeptos del Libro a la práctica y difusión de la Unicidad.

La aleya que sigue explica eso, dice: ¡Profeta!, di: ¡Gente del Libro! Venid a unos principios justos que nos unan y creen lazos entre nosotros. Los sostendremos todos por igual. Estos principios se resumen en que adoremos a Dios exclusivamente y no adoremos a otro haciéndolo copartícipe junto con Dios. Y ninguno de nosotros obedecerá ciegamente a otro ni aceptará que defina lo que es lícito y lo que es ilícito. Y si te rechazan en este sincero llamado, diles: sed testigos de que nosotros seguimos las leyes de Dios, dirigimos nuestra adoración sólo a Él y sólo a Él suplicamos. (3:64).