Tenedlo en cuenta

Todo el mundo tiene que rendirle cuentas a Dios por todas sus acciones en la vida mundana. Eso será en la vida del otro mundo y no en ésta. A veces, por vivir tan inmersos en esta vida, se nos olvida esta realidad. Conviene, pues, pensar en ello y tener entre ceja y ceja esta aleya coránica que reza así: (…) Disfrutarán transitoriamente en la vida mundanal, luego comparecerán ante Nosotros y sufrirán un severo castigo por su incredulidad. (10:70).